Actualizado hace: 8 horas 21 minutos
Buena Fe
Superó los maltratos

A sus 39 años, Ana Bermúdez Salazar recuerda que no fue nada fácil superar las adversidades que se presentaron en su vida. En la actualidad se siente realizada como mujer al desarrollar un proyecto que es el sustento diario de su familia.

Domingo 26 Enero 2020 | 12:36

“Como toda mujer uno sueña con tener una pareja que le apoye y sobre todo esté en los momentos difíciles. Para mí no fue así (…)  a mis 16 años fui víctima de violencia intrafamiliar. Los golpes de quien era mi pareja hicieron que mi primera hija naciera con hidrocefalia”, recordó. 

Añadió que aquel maltrato lo vivió por más de tres años. 
“Fue un día que me levanté y dije basta de recibir todo tipo de maltratos (…) me di cuenta de lo que valía y que no quería que mis hijas vivan lo mismo, desde entonces busqué oportunidades que me ayuden a superar y tener mi sustento propio. Entendí que emprender era una buena opción y comencé a aprender a tejer, fue como una puerta de escape porque mi mente comenzó a tener más creatividad mientras hacía las prendas”, sostuvo Ana, entre sollozos.
Agregó que entiende muy bien a aquellas mujeres que aún no toman la decisión de alejarse por completo de sus maltratadores.
“Al principio no es nada fácil (...) dudamos de nuestras capacidades. El mismo hecho de estar en el círculo de la violencia nos hace temer de que somos capaces y aceptamos todo tipo de maltrato. El que más hace daño es el psicológico. Por nuestras mentes pasan muchas cosas negativas. Pero al final con el poder de decisión uno logra ver esa gran luz de la esperanza que está al final de un túnel”, explicó Ana.
Afirmó que para las mujeres que aún viven este gran tormento. “Deben reconocer lo valiosa que son y no permitir por nada del mundo que un hombre que dice amarlas las maltrate. Eso no es amor. Tan solo es machismo disfrazado de ternura”. 
Emprendiemiento. Para Ana, quien en la actualidad es madre de tres hijas (6, 17 y 21 años) la tarea de emprender su negocio le permite a diario luchar contra el machismo. 
¨Mi meta también es que mis vecinas y otras mujeres de Buena Fe salgan adelante sin depender de sus parejas. No es fácil, a los cursos que dicto muchas chicas no llegan tan solo porque sus convivientes no las dejan, lucho contra esto y sé que algún día este sistema de machismo terminará”. 
En cuanto a su actividad relató que tejer una prenda le toma entre horas y días, todo depende del diseño que requieren sus clientes. 
“Esta labor la combino con las tareas de casa y con la responsabilidad de ayudar como líder barrial de mi sector”, enfatizó. 
Explicó que los costos de las prendas que teje los comercializa a partir de un dólar y hay algunos que superar los 100 dólares, como los edredones que con paciencia son fabricados con sus propias manos. 
La mujer añadió que su actividad le ha permitido participar de ferias de emprendimiento en Ambato, Guayaquil, Quevedo y Babahoyo. En donde ha recibido reconocimientos por su perseverancia y su lucha por ayudar a otras féminas a seguir adelante y decir basta al maltrato. 
“Lo que soy ahora y lo que he logrado también lo quiero compartir con otras mujeres, estoy agradecida por quienes han confiado en mí y han dan su apoyo para continuar”, enfatizó. 
Proyectos. La riosense destacó que uno de sus mayores proyectos es realizar un desfile de moda con las prendes que teje, para aquello toca puertas de instituciones públicas y privadas. “Es un sueño que con paciencia lo lograré. Por ahora lo importante es que la sociedad entienda que existimos mujeres que luchamos a diario por alcanzar nuestras metas”, señaló. 
Indicó que tiene en mente presentar una línea de vestidos para muñecas, que en las ferias donde ha participado han tenido gran aceptación por las niñas y sus madres. “Tengo la esperanza de que mis sueños se cumplan para ayudar a muchas mujeres”, finalizó.