Actualizado hace: 11 horas 28 minutos
Babahoyo
Realizan otra autopsia

El ataúd blanco con los restos del pequeño Jeremías Calero Andaluz, fue retirado del cementerio general de Babahoyo y trasladado hasta el centro forense de Guayaquil, para someterlo a una segunda autopsia, por pedido del fiscal que maneja el caso.

Martes 21 Enero 2020 | 12:10

El niño de 8 años, falleció el pasado miércoles luego de haber sido ingresado al hospital del Seguro Social de Babahoyo, para intervenirlo de las amígdalas, pero murió misteriosamente, aparentemente por un paro cardíaco

Ya tenía cuatro días de haber sido sepultado y a las 14h00 de ayer fue sacado de la tumba por unas de las puertas trasera del camposanto y colocado en el carro de medicina legal que esperaba en el lugar para trasladarlo al puerto principal.
Allá iba a ser revisado por peritos y médicos forenses, con la finalidad de conocer si fue operado tal como señalaron los directivos del hospital del Seguro Social, o si, falleció por alguna sobredosis de anestesia.
Además, se buscaba saber si las muestras que tiene el Seguro, coinciden con el ADN del niño.  Asimismo, se aclarará si las muestras que le retiró el médico forense de la Fiscalía al niño durante la primera autopsia, pertenecen al fallecido o no. Los resultados de la necropsia se esperan  que estén lo más pronto posible,  indicaron los abogados de la familia del niño.
Justicia. Para ser testigo de este trámite legal, a las 12h30, llegaron  los familiares del niño a la morgue de Babahoyo. 
Su madre Yanina Andaluz, estaba afligida pero respiraba profundo para tomar fuerza, pedir justicia y saber las verdaderas causa del fallecimiento. 
Victoria Andaluz, su hermana, también estaba nerviosa;  sin embargo, sentía que debía acompañar a la familia en todos los trámites y asegurarse que las cosas estén correctas.
“Estamos destrozados, solo de pensar que perdimos a uno de nuestros integrantes más pequeños, el mismo que tenía sueños y una vida por delante.  Es para volverse loco, solo de ver la ropa de mi sobrino, sus juguetes y sus útiles escolares en casa, dijo acongojada la pariente de Jeremías.
Apoyo legal. El abogado Héctor Vanegas, al momento que arribó a Babahoyo, se ofreció libre y voluntariamente ayudar la familia del niño para respaldar esta investigación. 
Vanegas, agregó que “aquí se está hablando de un homicidio culposo, por mala práctica profesional y si se descubre que las amígdalas que mandaron a Guayaquil  para que sean analizadas en el instituto nacional de investigación pública no corresponden al niño, se estaría hablando de un fraude procesal”, precisó el profesional del derecho.