Actualizado hace: 10 horas 27 minutos
Quevedo
Controlan su trabajo

Las múltiples quejas que recibe las comisaria municipal de Vía Pública, Olga Baque, de conductores que transitan por la calle Séptima y avenida Siete de Octubre, le generó enfrentamientos con ciudadanos de origen venezolano.

Viernes 20 Septiembre 2019 | 12:06

Los inmigrantes reaccionaron de forma “agresiva”, cuando la funcionaria llegó hasta el lugar para constatar las quejas de los choferes.

En un vídeo que dio a conocer se puede observar la forma despectiva en la que responden los “limpiaparabrisas”,  como se les conoce a este grupo de extranjeros. 
Luego de un par de minutos los venezolanos agrupados en la calle se alejaron y no regresaron a laborar, ese día.
El altercado ocurrió el pasado miércoles.
Ante este hecho, Baque solicitó el apoyo de los militares (en servicio pasivo) que se hacen llamar  “los hombres de negro” y la situación fue controlada.
Después de una reunión, que se realizó la mañana de ayer,  con los involucrados,  se acordó que desde ahora ellos deberán utilizar un color de camisetas que los identifique. 
Tampoco deberán  imponer a los conductores que les entreguen dinero por el trabajo que no es solicitado.
“Los inmigrantes no podrán estar agrupados, tampoco deben exigirle dinero a los conductores. Si esto vuelve a suceder los afectados,  deben denunciar” expresó. 
Reacciones. Varios de los inmigrantes que estuvieron presentes el día de la inspección dijeron que no todos los que trabajan en esa calle se oponen a ser controlados.  
Aunque no quisieron dar a conocer sus nombres, accedieron a conversar con Diario El Río. 
Ellos argumentan que con su trabajo no le hacen daño a nadie, solo intentar ganarse unos “centavos” para comprar comida y así alimentar a su familia.   
Otros en cambio aseveraron que  no se oponen al control,  más bien apoyan a la funcionaria, pero solicitan que no  se juzgue a todos por igual.  
Al final ellos se acogieron a las condiciones de la Comisaria para que los dejen trabajar limpiando parabrisas, sin reaccionar de forma desfavorable.