Actualizado hace: 4 horas 31 minutos
Quevedo
Matan a su hija y la detienen

Catorce años han pasado desde que Gabriela fue asesinada.

Martes 16 Julio 2019 | 11:19

Ella tenía apenas 7 años de  edad cuando fue víctima de un sujeto que la violó y después estranguló con su ropa interior. Su cuerpo fue hallado cerca del río de la parroquia La Unión de Clementina, de Babahoyo. El hecho violento ocurrió el 27 de noviembre del 2005.

El presunto responsable de su muerte fue Vidal Franco Arbeláez, quien fue golpeado por el populacho hasta morir.
El año anterior la madre de la menor, Maribel A., fue detenida por el asesinato de Franco.
Contra ella existía una boleta de captura que se hizo efectiva el 10 de septiembre del 2018, cuando fue arrestada en una vivienda, ubicada en el cantón Playas (Guayas).
“Mi tía dice que nunca le notificaron nada, es injusto que después que violaron y mataron a su hija, ahora a ella la quieran culpar por la muerte del asesino de su niña”, dijo indignada Estefanía A.,  sobrina de Maribel, quien permanece recluida en el centro de rehabilitación social de Quevedo. 
Crimen. Según indicaron sus familiares, Maribel y su hija habían llegado en noviembre del 2005 desde Playas hasta la parroquia La Unión de Clementina a visitar a una amiga, cerca del anochecer del 27 de noviembre la niña le habría pedido a su madre que le comprara una alita de pollo asada. En el lugar, Franco se habría ofrecido a acompañar a la menor; sin embargo, nunca regresó con la pequeña, quien  despúes fue hallada muerta cerca de un río.
“A la bebé la encontraron por las zapatillas, estaba enterrada cerca del río y con su ropa interior la había estrangulado, además tenía señales de haber sido golpeada”, contaron los allegados de Maribel, quien denunció la desaparición de su hija a la Policía.
Según una nota publicada en diario El Universo el 29 de noviembre del 2005, los policías encontraron a Franco en un burdel, quien había sido golpeado por el populacho. Con la intención de precautelar su integridad, el sospechoso fue llevado al hospital Martín Icaza, de Babahoyo, hasta donde llegó una turba de gente que  sacó al sujeto al exterior del centro hospitalario donde fue asesinado a golpes.
Maribel y su otro hijo, que en aquel entonces tenía un año de edad, trató de superar la tragedia. La madre de familia se dedicaba al comercio hasta que fue detenida. “Su hijo tiene ahora 15 años, él está al cuidado de una vecina, además mi tía  fue víctima de un mal abogado, quien le hizo vender su casa para pagar el proceso, pero ese hombre no ha hecho nada”, precisó Estefanía A.