Actualizado hace: 12 horas 44 minutos
Babahoyo
Más de 41 mil beneficiados

A partir de octubre la Unidad de Registro Social levantará información para conocer la realidad que viven los usuarios de los diferentes bonos que otorga el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Lunes 15 Julio 2019 | 11:09

Con el censo que se hará en todo el país, el número de usuarios podría subir o bajar.

“Actualmente hay nuevas transacciones monetarias, mediante diferentes proyectos del gobierno que benefician a los grupos vulnerables,  el objetivo es generar garantías de derechos de una vida plena, las transferencias monetarias administradas por el MIES son destinadas a familias en situación de pobreza y extrema pobreza, conforme al registro social”, precisó Mary Lima, directora distrital del MIES Babahoyo. 
Usuarios. Actualmente hay 41.481 personas beneficiadas por diferentes bonos, la mayor parte se son usuarios del Bono de Desarrollo Humano, dando un número mayor a las 17 mil personas.
“El registro social determina el quintil de pobreza. Para cobrar el Bono de Desarrollo Humano el usuario debe estar como máximo en un porcentaje de 28.20  por ciento, de ahí hacia abajo todos acceden a este beneficio, los de discapacidad deben estar debajo del 50 por ciento e incluye el grado de discapacidad que tenga”, relató Lima. 
Este registro investiga los porcentajes de pobreza de los beneficiarios, una vez que los superan se les quita el beneficio y se incluye en la base de datos a otra persona que en necesite el dinero.
“Tengo miedo que me quiten el bono, ya que siempre que hacen estos registros he escuchado que algunas personas dejan de cobrar. Con esto me ayudo, soy madre soltera”, comentó Fanny López.
Este ministerio paga el Bono de Desarrollo Humano, de 50 dólares; bono variable el cual es de $50 hasta los $350; pensión de adultos mayores denominada mis mejores años que va desde $50 hasta $100; las personas con discapacidad cobran de $50 a $100; Bono Gallegos Lara cubre un rubro de $240 y el Bono de Contingencia que puede llegar a un salario básico unificado.