Actualizado hace: 12 horas 9 minutos
La Maná
“Un policía mató a mi esposo”

Un muerto y dos detenidos, entre ellos un subteniente de Policía, dejó un confuso incidente ocurrido la madrugada de ayer en la cooperativa Primero de Mayo, del cantón La Maná (Cotopaxi).

Lunes 10 Junio 2019 | 12:06

La víctima mortal fue Jaime Jácome Corro, de 44 años, y el principal sospechoso del crimen, el subteniente de Policía Francis V., de 25 años,  quien tenía pocas semanas de haber llegado a La Maná a prestar sus servicios.

“A mi esposo lo mató un policía que ahora pretende hacerse la víctima”, dijo indignada Adriana Montes en el exterior de la morgue de Quevedo, hasta donde fue llevado el cadáver de Jácome.  Un disparo de entrada y salida por un costado del abdomen le ocasionó la muerte al agricultor, quien también presentaba otro balazo en el antebrazo derecho.
El hecho ocurrió pasadas las 03h00 de ayer durante el cierre de los festejos del primer aniversario de los barrios unidos de la cooperativa Primero de Mayo.
Según el informe policial, el subteniente habría disparado contra el agricultor en medio de una gresca, en la que presuntamente estuvo involucrado el hijo mayor de la víctima.
Riña. En el reporte consta la versión de Cielo B., testigo del incidente. La mujer le contó a la Policía que todo empezó cuando Diego J., vástago del fallecido, estaba discutiendo con un hombre. Su padre, Jaime, se interpuso en la gresca con la intención de defender a su hijo; luego por razones aún no establecidas y, según el informe policial, Jaime sacó un cuchillo y  agredió al sargento segundo, Edyn C.
El informe señala que, posteriormente, el agricultor habría seguido con cuchillo en mano al subteniente Francis V., quien supuestamente le solicitó en varias ocasiones que botara el arma punzante; Jácome no habría hecho caso y siguió intimidándolo. 
Ante la negativa del agricultor,  Francis V. disparó al piso con la finalidad de que el sujeto se detuviera, pero éste habría continuado caminando hacia él con la intención de agredirlo, por lo que el uniformado volvió a disparar ocasionándole una herida en el abdomen.
Desmienten versión policial.  Yomira Jácome,  hija del difunto, contó a diario El Río que su padre no estaba armado y aseguró que nunca agredió a ningún policía. 
La familiar indicó que se dirigían a su vivienda cuando se originó la riña, en medio de la confusión, su padre fue a la casa a ver el cuchillo; sin embargo, al regresar al sitio de la pelea ella se lo quitó y se lo dio a su madre, quien finalmente se la entregó a la Policía.
“Yo le entregué el cuchillo a la Policía, mi esposo ni siquiera logró sacarlo de la vaina, cuando a él le dispararon por tres ocasiones, lo hicieron a quemarropa. No pensé que después de darles el cuchillo le iban a disparar a matar, no entiendo por qué no le dispararon en otra parte del cuerpo o lo controlaron de otra manera, no debieron matarlo”, indicó Adriana Montes, esposa de la víctima, precisando que luego del ataque, la Policía detuvo a su hijo, quien trató de agredir a los uniformados.
“Mi hijo está preso, no sabe que su padre ha muerto, a él lo golpearon y lo detuvieron porque  quiso defender a su papá al ver que le dispararon”, contó la viuda.
> presunta negligencia.  Los familiares de Jácome afirmaron que él estuvo casi una hora en el centro de salud de La Maná, y luego lo trasladaron al hospital Sagrado Corazón de Jesús, de Quevedo, donde no había  energía eléctrica.
“Lo mandaron a morir de La Maná a  Quevedo, no había oxígeno en la ambulancia que lo trasladamos y en el hospital no había energía eléctrica, mi esposo estaba con código rojo y no lo atendieron como se debía”, dijo Montes. 
El cuerpo de Jácome fue llevado ayer a La Maná para el velatorio. Sus parientes piden justicia, ellos esperan que se sancione no sólo al policía que lo habría asesinado, sino también a los médicos que, según ellos, no lo habrían atendido.
Celebración. Horas antes de la tragedia Jaime Jacome había acudió a su finca, ubicada en el sector Manguila de San Antonio, a visitar a su madre por su cumpleaños. Luego, a las 20h00, llegó a La Maná y convenció a su esposa de ir a la fiesta de la Primero de Mayo, donde encontró la muerte.