Actualizado hace: 54 minutos
Brasil
Cientos de indios acampan en Brasilia para protestar contra Bolsonaro

Cientos de indios de diversas tribus llegaron este miércoles a Brasilia, donde tienen previsto permanecer acampados hasta el próximo viernes y protestar contra las políticas del Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Miércoles 24 Abril 2019 | 16:10

El campamento Tierra Libre, que se celebra anualmente en Brasilia desde 2004, es convocado por la llamada Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Apib), que este año ha anunciado su decisión de protestar contra la "amenaza" a sus territorios que encarnan las políticas de Bolsonaro para el medioambiente y la Amazonía.
"El año 2019 comenzó en un contexto gravísimo", dice una nota difundida en el campamento, la cual denuncia que, desde la llegada al poder de Bolsonaro, ha habido "una serie de ataques e invasiones articuladas en las tierras indígenas", así como "persecuciones y expresiones de racismo e intolerancia" con los pueblos originarios.
La Apib, que ha instalado su campamento en la céntrica Explanada de los Ministerios, en la que se concentra todo el poder público, se ha plantado también contra decisiones del Gobierno que han alterado la estructura administrativa de los organismos oficiales dedicados a la cuestión indígena.
Entre ellas, citó la transferencia de la Fundación Nacional del Indio (Funai) del Ministerio de Justicia al nuevo despacho de la Familia, la Mujer y los Derechos Humanos, a cargo de la pastora evangelista Damares Alves.
Asimismo, la Apib ha considerado "grave" que la Funai haya dejado de tener la responsabilidad sobre la demarcación de nuevas tierras indígenas, que ha pasado a manos del Ministerio de Agricultura, cuya titular, Tereza Cristina Correa, mantiene estrechos vínculos con los grandes empresarios del campo.
Frente a esta primera gran concentración contra el Gobierno del líder de la ultraderecha, el Ministerio de Justicia ha autorizado el uso de la Fuerza Nacional, un cuerpo de elite especializado en el combate a desórdenes en las calles, en caso de que haya violencia.
La decisión ha sido explicada en la "necesidad" de "preservar el orden público" y "la seguridad de las personas y el patrimonio público" en la capital de Brasil.
El general Augusto Heleno Ribeiro, ministro del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia, admitió que la intención del decreto es "desincentivar ese tipo de manifestaciones, que no sirven para mucha cosa".
Según el ministro, el Gobierno "no quiere destrozos, como ya ha ocurrido en algunas manifestaciones, y solamente se está anticipando a un problema".
Sin embargo, los indios han garantizado el carácter pacífico de su movimiento.
"No hemos venido para afrontar a nadie", sino para "defender a los pueblos indígenas, sus derechos y la Amazonía", declaró a los periodistas Lindomar Terena, uno de los líderes de la Apib.
Terena dijo que los pueblos indígenas, aún por la vía pacífica, "no van a retroceder ni agachar la cabeza y decir amén", sino que van a "luchar por sus derechos y sus territorios".
La semana pasada, en un aparente gesto frente a la manifestación, Bolsonaro recibió en el palacio presidencial a un grupo de indios, aunque ajenos a la Articulación de los Pueblos Indígenas.
En ese encuentro, reiteró que pretende mantener la autonomía de las tierras indígenas y su opinión de que, si esas comunidades lo desean, puedan para explotar libremente los recursos minerales de sus territorios, lo cual hoy está vedado.
"No justifica vivir en esa situación (de pobreza) con la riqueza que ustedes tienen. La decisión tiene que ser de ustedes, sin intermediarios, va a depender del Parlamento, pero vamos a buscar leyes para cambiar eso", dijo Bolsonaro.
Durante los tres días que permanecerán en Brasilia, los líderes del movimiento tendrán audiencias con representantes del Parlamento y del Poder Judicial, así como es posible que sean recibidos por el general Carlos Alberto dos Santos Cruz, ministro de la Secretaría de Gobierno, lo cual aún no ha sido confirmado. EFE