Actualizado hace: 44 minutos
Babahoyo
Lluvia de problemas

Más de tres horas de lluvias pusieron al ‘desnudo’ varios problemas en Babahoyo. La noche del martes la ciudadanía se pudo en alerta ya que el agua ingresó a las viviendas de varios sectores de la ciudad.

Jueves 14 Marzo 2019 | 11:00

En total fueron 2.604 afectados, tres heridos, 83 personas evacuadas, 748 viviendas afectadas de las cuales 10 quedaron destruidas y 4.056 hectáreas aproximadamente afectadas de las cuales en 353 se registraron pérdidas totales de sembríos, según la Secretaría de Riesgos.

Es que esas tres intensas horas de lluvias no solo dejaron daños en la zona urbana, en los sectores rurales  hubo 1.150 familias afectadas, además se registraron daños en carreteras vías de acceso, puentes peatonales, escuelas y varias casas.
Alexandra Ocles, Ministra de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, indicó que la provincia se mantiene en alerta naranja por las últimas lluvias. 
Afectada. Guido Silva, alcalde (e) de Babahoyo afirmó que se trató de una de las lluvias más intensas en lo que va de este invierno.
Wilfrido Villón,  uno de los afectados, indicó que cada vez que llueve así sea de manera leve ingresa agua a casi todas las casas de las calles 27 de Mayo y Baipás.
“Todos los años es lo mismo, se me dañó la lavadora que costó cerca de mil dólares, pero nadie me la va a devolver”, comentó.
Debido a la inundación a Villón le tocó romper paredes para evacuar el agua. 
Afectada. Marcela Águila quien habita en las calles Eloy Alfaro y Tercera, también sufrió con el aguacero. “Me tocó mandar a mis hijas a dormir donde mi familia. El agua empezó a ingresar como a las 21h00 esto era una laguna, los colchones se mojaron, algunas cosas se dañaron como la cocina y alimentos que  habíamos comprado”, relató.
La ciudadela Emelrios fue otro de los sectores más afectados, pese a que se construyó un sistema de bombeo no abastece. Esta vez el agua alcanzó casi el metro de altura.
“Nadie nos da una solución. Se me dañó el lavaplatos, la lavadora, el motor de la piscina, las puertas de los garajes.  Las alcantarillas están colapsadas, aunque no llueva nos inundamos de aguas servidas”, comentó Mariela Bravo. 
Pese a que el sistema de bombeo estaba encendido, no se pudo controlar la situación, pero luego de aproximadamente cuatro horas que dejó de llover se logró evacuar toda el agua.