Actualizado hace: 18 horas
Montalvo
Madrugada de dolor

Con un rosario en sus manos, oraciones y cánticos, Médila Chaguay trataba de consolar a las personas que lloraban ayer en los exteriores de la morgue de Babahoyo por la muerte de tres de sus familiares.

Lunes 11 Febrero 2019 | 11:17

La mujer, quien pertenece al grupo Cáritas de la catedral de Babahoyo, había terminado de participar de la misa dominical en la iglesia El Cafetal, y al salir del templo (09h00) se percató de las escenas de dolor.

Chaguay, quien habita en las calles Mejía y Quinta peatonal, se quedó brindando un mensaje espiritual a los dolientes y logró tranquilizarlos un poco.
“No conozco a la familia y tampoco es preciso que seamos amigos para sentir ese gran dolor de perder a un ser querido. Soy de carne y hueso y lo que busco es fortalecer el alma y la mente”, dijo la católica.
Mientras eso ocurría, al lugar llegaron tres ataúdes de color marrón donde fueron metidos los cuerpos. 
Luego un camión retiró los cadáveres y los trasladó hasta el sector de San Francisco, en el cantón Bucay, provincia del Guayas, donde son velados.
Eran familia. Brayan Sisalima Nivicela (26), su hermano Jonathan Andrés (20), y su primo Nixon Paredes Nivicela (22) fueron las víctimas mortales de un accidente de tránsito ocurrido la madrugada de ayer.
Brayan y Jonathan eran estudiantes de la Universidad Técnica de Babahoyo, ambos trabajaban desde hace siete años en un restaurante que está al ingreso del cantón Montalvo.
Según Ítalo Argüello, padrastro de los difuntos, Jonathan quería ser militar y estaba consiguiendo información para cumplir su sueño.
En cambio, Nixon tenía apenas un mes de haber llegado del cantón Bucay y también estaba laborando en el restaurante con sus primos. Le habían dado trabajo porque el negocio de la comida marchaba bien, y además tenía un hijo de un año que debía de mantener.
Los jóvenes fueron vistos el sábado en una caravana política y después se pusieron a consumir licor, indicaron sus allegados. 
En la noche prestaron una motocicleta en la que salieron a dar vueltas, y a bordo de la cual se accidentaron.
Tragedia. Más tarde estuvieron disfrutando con amigos en una discoteca de la localidad, donde se tomaron las últimas copas antes del fatal suceso. 
A las 03h30 la motocicleta en la que se movilizaban  perdió pista en la avenida 25 de Abril, lo que provocó que se estrellaran contra la vereda y un poste de alumbrado público, frente a la cooperativa San José.
Los cuerpos quedaron tendidos sobre la calzada y bajo la lluvia que caía a esa hora de la madrugada.  
Personas que se encontraban descargando mercadería para la feria del domingo alertaron a las autoridades sobre el accidente.
Ninguno de los accidentados tenía signos vitales, habían fallecido al instante producto de las fracturas que sufrieron en la cabeza, brazo y tórax. 
Los cuerpos fueron llevados a la morgue de Babahoyo.