Actualizado hace: 58 minutos
Babahoyo
Desplazan a pintores

Bladimir Castro comenta que la próxima semana hará confeccionar un diseño con la imagen de su madre para colocarla en su tumba.

Viernes 12 Octubre 2018 | 11:00

“La impresión se ve mejor, hay personas que no saben cómo eran nuestros familiares, a través de la foto, los ven y los recuerdan”, precisó.

Como él, son muchas las personas que ahora prefieren las láminas de vinil para adornar las bóvedas de sus seres queridos, dejando de lado el trabajo quienes mejoraban las tumbas a punta de brocha.
Negocio. Hace aproximadamente doce años el negocio de pintar cruces y bóvedas era rentable, los pintores permanecían en los camposantos desde octubre hasta el Día de los Difuntos (2 de Noviembre). 
El negocio ha ido decayendo desde hace unos seis años, las impresiones en lona, vinil y PVC han hecho que los artesanos se queden de brazos cruzados. Ernesto Cabrera, pintor, explicó que desde el 1 de octubre espera de clientes. 
“Este año estamos sentados sin trabajar, tenemos precios desde cinco dólares,  invitamos a que la gente siga con la tradición de pintar las tumbas de sus familiares”, dijo. 
Alrededor de siete son las personas que pasan sentadas en la entrada del cementerio de Babahoyo, pintores y  albañiles que llegan desde las 07h00 con la esperanza de ganarse unos cuantos dólares. 
Gregorio Solís, quien elabora láminas de vinil, dice que la gente prefiere este trabajo, debido a que dura un poco más que la pintura.“Hacemos el diseño que el cliente pida con la foto de su ser querido, los precios van desde los 12 dólares en lona y 25 dólares en PVC, con una durabilidad de más de dos años”, agregó.