Actualizado hace: 12 horas 10 minutos
Buena Fe
Don Lenín es un ejemplo

A simple vista pareciera que su estado de salud es como el de cualquier otra persona, pues se moviliza sin ningún problema, carga objetos y nunca está quieto.

Martes 09 Octubre 2018 | 11:08

Pero pocos saben es que en cada una de sus piernas Lenín Solórzano tiene dos tornillos y una platina. Esto,  a consecuencia de las siete operaciones a las que se ha sometido luego de un accidente en motocicleta que sufrió hace cinco años, en Quito.

Luego de ese incidente, estuvo en cama por casi medio año, pues para los médicos la única solución era amputarle una de sus piernas. 
Previo a aquello, con el fruto de sus ahorros, junto a su esposa, lograron comprar todos los enseres necesarios para tener su propio negocio: la venta de salchipapas.
Pero su estado de salud, en esa época no era el mejor, por lo que optó por retornar a Buena Fe y acudir a una clínica particular en Santo Domingo, donde lo operaron por última vez y le indicaron que no debían amputarle ninguna de sus extremidades inferiores.
Ventas. Una vez recuperado, decidió continuar con su negocio y después de tanto buscar un sitio estratégico, eligió establecerse cerca del cementerio general, pues se dio cuenta que podía aprovechar la gran afluencia de alumnos de la unidad educativa Velasco Ibarra.
Y así fue, pues se la ingenió y se inventó las famosas ‘papas colegiales’, que son las más requeridas de la zona.
“Estoy muy agradecido con Dios y con la vida por darme una nueva oportunidad”, refirió don Lenín, padre de cuatro hijos, todos menores de edad.