Actualizado hace: 4 minutos
Quevedo
“Mataron a mi negra”

Los días son grises para Ángel Validez Gómez desde que su esposa Mariana Cortez Tamayo, de 29 años, fue asesinada. A raíz de ese hecho quedó a cargo de los seis hijos que ambos tuvieron.

Lunes 08 Octubre 2018 | 11:00

La fatalidad para la familia llegó el 20 de septiembre en el sector La Fabela de la Baldramina, de Quevedo. Desde entonces tratan de vivir con la ausencia de la “Negra” como le decían a la víctima.

El calor del último abrazo está latente en la memoria de Ángel, “fue antes de irme a trabajar, le di un beso y ella un abrazo”, recuerda mientras ve su tumba en el cementerio jardines de La Paz; “no sé por qué me la mataron”, dice con impotencia. 
Ese día Ángel estaba en una hacienda trabajando, su esposa y sus hijos quedaron dormidos.
Él realizaba su faena como cortador de palma cuando un familiar lo llamó para darle la peor noticia de su vida, “¡Mariana está muerta!”, le dijeron.
>HALLAZGO. Al llegar a su hogar vio a la “Negra” muerta sobre la cama. El cuerpo de la “Negra” estaba frío. Él la tocó y le habló pensando que le respondería, pero ella había muerto. 
“No había explicación para que mi mujer haya fallecido, no entendía qué pasaba, ella quedó con un ligero malestar cuando me fui; los vecinos y la familia pensamos que era un infarto hasta que la autopsia demostró que fue estrangulada”, recuerda Ángel. 
Su hija mayor, de 14 años, fue quien la encontró muerta. Extrañamente aquel día todos se levantaron de dormir a las 11h00, siempre lo hacían antes, sin embargo, algo inexplicable pasó esa mañana; “mi hija dice que estaba como mareada, sentía un sueño pesado, se acercó a la cama de mi esposa, la llamó y al tocarla se percató que había muerto”, relata el padre de seis hijos, quien busca una explicación para saber la forma de cómo los asesinos ingresaron a la casa.
>Amor.  18 días han pasado desde el día del crimen. La Fiscalía y la Policía realizan las investigaciones para aclarar la extraña muerte de Mariana y ubicar a los responsables.
Ángel asegura que no tenían enemigos,  “siempre hemos sido pobres, pero felices, nos amábamos tanto desde que éramos unos niños”, precisa el viudo quien conoció a su “Negra” cuando ella tenía 13 años y él 15; “éramos jóvenes, ella vivía en la parroquia La Unión de Quinindé, yo llegué allá desde Santo Domingo buscando trabajo, desde que la vi me sentí atraído por ella, nos enamoramos, un día me dijo que estaba embarazada y desde entonces decidimos unirnos”, cuenta con los ojos llorosos y pidiendo justicia por su mujer.
“Un día antes de su muerte, mi esposa me dijo que le había llamado la atención ver a dos hombres que estaban consumiendo drogas afuera de la casa y ella les pidió que se retiren, eso parece que les molestó, mi mujer me dijo que se fueron mirándola mal. Al día siguiente, después que yo me vaya al trabajo, ella fue asesinada. Mi ‘Negra’, tenía moretones en sus brazos y señales en el cuello”, precisa Ángel quien teme por su vida.
>Temor. Días después del sepelio de Mariana, cerca de las 05h00 de la mañana, Ángel asegura que vio entre los árboles cerca de su casa a un extraño hombre, el sujeto tenía un revólver, pero luego se retiró del lugar.
“Creo que pensó que ese día  yo iba a trabajar y estaba esperándome para matarme, no entiendo por qué quieren hacerle daño a mi familia si yo aquí no conozco a nadie, no tengo problemas con nadie”, refiere angustiado y pidiendo protección para su familia.
>Educación. La falta de recursos económicos hicieron que Ángel se vea ha obligado a no darle la educación a sus hijos.
“Ahora cuento con trabajo estable, antes me iba a trabajar donde haya la oportunidad, lo que ganaba no me alcanzaba para poner estudiar a mis hijos”, explica el agricultor quien espera para poder escolarizar a sus hijos de 14, 11, 10, 7, y 4 años.
Ángel espera pacientemente justicia, está consciente que el vacío que dejo su ‘Negra’ será eterno, “nada será igual sin ella, pero seré fuerte por mis seis hijos a quienes protegeré con mi vida, solo espero que su muerte no quede en el olvido y puedan capturar a quienes la estrangularon”, concluyó Ángel.