Actualizado hace: 11 horas 21 minutos
Montalvo
Un “Cristal” empañado

El río Cristal, de Montalvo, le hace poco honor a su nombre, pues las aguas refrescantes y cristalinas sólo permanecen en la memoria de quienes visitaban este afluente.

Martes 11 Septiembre 2018 | 11:00

Muchos babahoyenses tenían por costumbre visitarlo en familia los fines de semana, pero ahora las cosas han cambiado, pues la falta de aseo ha ahuyentado a los bañistas. 

El comercio en el sector se activaba los días sábados y domingos, lugareños llegaban a orillas del afluente a expende productos comestibles tradicionales como tortillas de verde, corviches, maduros lampreados, entre otros.
En la actualidad muchos gallinazos yacen sobre animales muertos y la basura que se acumula en la ribera.
En Carnaval cientos de personas se bañaban en las gélidas aguas del Cristal, ahora la gente prefiere las piscinas y avanza hasta Balsapamba (Bolívar), donde se sitúan varios balnearios.
“En el río hay perros muertos y basura, quedó en el pasado ese río donde la gente de todos los sectores de la provincia venían a bañarse, el monte cubre las orillas. ¿Quién va a venir a visitarnos si no se brinda una buena imagen?”, criticó Segundo Meneses, habitante de la zona.
Los vecinos manifestaron que al afluente llegan a consumir  drogas a cualquier hora del día y que estas personas se internan en el monte.
“Las autoridades del cantón deberían preocuparse por darle mantenimiento a este lugar tradicional para quienes vivimos en Montalvo, todos perdemos si no llegan los turistas”, agregó Liliana Díaz, otra moradora del sector.
Solución. Marcos Altamirano, jefe de la unidad de Gestión Ambiental del Municipio de Montalvo, manifestó que se están realizando mingas de limpiezas para mantener las riberas del río limpias, pero no logran completar el trabajo por falta de personal.
“Los turistas visitan el río en época de invierno, ahora hay pocos visitantes por la falta de agua que tiene el afluente, hemos hecho mingas de limpieza con personal municipal, la comunidad y hasta la propia Policía, pero la gente también debe colaborar y no arrojar basura en las riberas ni en el agua.