Actualizado hace: 11 horas 32 minutos
Babahoyo
Julio, siempre listo

Con los ochos años que lleva laborando como bombero, a Julio Rebolledo le ha tocado ver de todo.

Lunes 10 Septiembre 2018 | 11:00

Para rescatar personas ha tenido que enfrentar su temor a la muerte. “Somos humanos, y el miedo nos hace valorar más la vida y más humanos”, dice el bombero de 45 años.

Antes de llegar a las filas del Cuerpo de Bomberos de Babahoyo, Rebolledo fue miembro de la entonces Defensa Civil durante 13 años.
Esa fue su escuela, allí aprendió técnicas de rescate y forjó su carácter para mantener la “sangre fría” en casos de emergencia.
Como integrante de la Defensa Civil vivió una de los rescates más difíciles de su carrera. En el 2008, Rebolledo tuvo que navegar en medio de aguas llenas de lagartos para ayudar a miembros de una comunidad en el cantón Urdaneta. 
“Se desbordaron unas piscinas donde había lagartos. Trabajamos hasta la 01h00 y gracias a Dios no nos pasó nada”, acotó el bombero, quien es especialista en rescates en estructuras colapsadas, aguas rápidas y zona agrestes.
Vivencias. El oficio de los bomberos no es nada fácil, cuenta Rebolledo.
Hay que saber tomar decisiones en una situación adversa y saber apoyar a sus compañeros. Hace cuatro años, mientras él y su equipo trataban sofocar las llamas en una vivienda, uno de sus colegas dio un paso atrás y le pidió un favor al que no pudo negarse. 
“Al ver la magnitud del incendio, mi compañero me pidió que combatiera las llamas porque tenía temor de morir ya que iba a ser padre”, comentó el rescatista.  
Al final de cada jornada, para Julio lo más importante son las vidas que se han podido salvar, como ocurrió hace dos años, cuando sacaron a tres personas de una misma familia de entre los escombros. 
Uno de los instantes más felices de su carrera fue cuando salvó la vida de un trailero. 
“Yo venía retornando de Guayaquil en un bus cuando un tráiler cargado de banano se fue a la cuneta que estaba llena de agua, me bajé del carro y logré sacar al conductor que se estaba ahogando. Me sentí contento porque la gente me aplaudió”, concluyó.