Actualizado hace: 24 minutos
Quevedo
Por amor a la Virgen

Cruz María Carreño se emociona cuando habla de los cuidados que le da a la imagen de la Virgen de La Merced que tiene en la sala de su casa.

Lunes 10 Septiembre 2018 | 11:00

La tiene en una especie de altar que improvisó para que, además de su familia, sus vecinos puedan venerarla también a propósito de las fiestas patronales que se desarrollan este mes en su honor. 

Ese lugar es especial, indica Cruz María, ya que quien in gresa a su domicilio lo primero que se percata es de la presencia de “Mechita”, como llaman a la Virgen algunos de sus devotos.
Milagro. La creyente cuenta que su devoción a la “Santa Madre” creció por los milagros que ella le concedió.
Uno de ellos sucedió hace 28 años y tiene que ver con su sobrina. En ese tiempo la niña, de ocho meses de nacida, cayó de un altillo y se partió la cabeza.
Producto del fuerte golpe que en el cráneo, los médicos le manifestaron a sus padres que la bebé sufriría de ataques epilépticos.  Ante esta dura noticia, Cruz María  se entregó a la Virgen por horas pidiéndole que la niña no quedara con esas secuelas. 
Luego, como penintencia, la madre de la infante ofreció a su hija a la Virgen para que la sanara de toda las dolencias. 
La niña se recuperó y su madre, para cumplir con su palabra, quiso entregar a la niña a Cruz María.
Ella se negó, pero ambas prometieron venerar a la Virgen hasta el último día de sus vidas.
Actualmente su sobrina es madre y goza de buena  salud.
Imagen. Cruz María lleva más de 16 años venerando a la Virgen y participando de las actividades que organiza el comité de fiestas de la iglesia,  relata que haber adquirido la imagen de “Mechita” es algo que la llena de alegría.
Esta emoción la comparte con su madre, Lucía Caballero, quien cada año  viaja desde la provincia de Esmeraldas para sumarse a la organización de las novenas.
“Es una fiesta para mi familia y los demás vecinos, pues con esfuerzo pudimos comprar la imagen. Ahora ya tenemos una propia que pensamos compartirla con los demás feligreses”, expresó la creyente.
El grupo realizó algunas actividades como bingos y rifas para recaudar dinero para su elaboración.
“Todo fue con el aporte de los vecinos y quienes veneran a la Virgen, fueron $ 700 los que invertimos y fue lo mejor que pudimos hacer”, cuenta con alegría la devota.
La imagen de la Virgen fue adquirida hace pocos días por habitantes de la avenida Quito y Callejón Manabí.
Novenas. Ahora este grupo de católicos tendrá su propia novena, que inicia el próximo 15 de septiembre. Para ello prevén engalanar el barrio con banderines de color turquesa. 
También participarán con un carro alegórico en el pregón de fiesta que se desarrollará el viernes 14 de septiembre por las principales calles de la ciudad.