Actualizado hace: 29 minutos
Montalvo
Sube y baja “al vuelo”

María Bonilla es un ejemplo de que las mujeres pueden trabajar en lo que sea, si se lo proponen.

Lunes 10 Septiembre 2018 | 11:00

Ella es una de las cuatro féminas que se desempeñan como controladoras en las unidades de transporte Citam, que cubren la ruta Montalvo-Babahoyo.

Asegura que es una labor muy sacrificada porque le dedica 16 horas diarias, se levanta a las 04h00 y regresa a su hogar a las 20h00.
Gracias a su empeño y dedicación, María se ha ganado el respeto de los pasajeros por el trato amable que les brinda.
“Soy pobre y necesito mantener a mis hijos, antes se veía que los hombres realizaban esta labor, pero ahora las mujeres nos arriesgamos y lo hacemos bien. Cuando no me quieren pagar el pasaje, los dejo, la siguiente ocasión que se suben me pagan”, comentó la madre de familia.
Todos los días llega temprano a su punto de partida para barrer el bus número 29, mientras que el chofer lava la parte externa del vehículo.
“A veces me ha tocado cambiar llantas y arreglar algún desperfecto del carro, tengo conocimientos básicos de mecánica, no se me caen las manos por hacerlo. Las mujeres no deberían quedarse en casa esperando que les llegue un trabajo, deben salir adelante”, expresó.
Lo más difícil. Cuando su hijo mayor tenía 10 años y su hija 6, María se separó del padre de ambos, comentó que fue muy duro, pero no se dejó vencer por las adversidad. 
Para marcar tarjeta en el reloj que controla el tiempo de recorrido de los buses, María debe correr para cruzar la carretera, lo hace en el menor tiempo posible.
“Este trabajo no es difícil, me gusta y cuando una persona ama lo que hace, no sufre de cansancio ni de aburrimiento, todo depende del empeño y el ahínco que le pongas a las cosas que realizas”, concluyó.