Actualizado hace: 11 horas 45 minutos
El Empalme
“No entiendo tanta maldad”

"Tu mamita está dormida y tendrá que ir al cielo, por eso ya no nos podrá acompañar”, es la respuesta que le da Irene Cedeño a su nieto cuando pregunta por su madre, Rosa Alviño.

Domingo 09 Septiembre 2018 | 11:05

La ‘Gordita’, como llamaban sus familiares a Rosa, fue velada ayer en la sala de la vivienda de sus padres, ubicada en la comunidad Elselene, del recinto San Perico, en el cantón El Empalme (Guayas).
‘Rosy’, de 35 años, murió a causa de un infarto la madrugada del viernes, cuando era intervenida quirúrgicamente en el hospital Abel Gilberth Pontón, de Guayaquil. La mujer fue internada dos días antes en la casa de salud, tras ser apuñalada diez veces por un presunto sicario.
En medio del llanto, Irene dijo que, al final, el padre de su nieto había logrado su objetivo, presuntamente  no cancelar el dinero que le adeudaba a su hija por la demanda de alimentos que le interpuso hace tres años.
“Ese hombre ya la había amenazado en anteriores ocasiones diciéndole que prefería verla muerta antes que pagarle. No comprendo tanta maldad”, dijo la madre.
Habló con 'Rosy’.  Irene aclaró que su hija nunca quiso  regresar con su exconviviente, Carlos P, y tampoco era una mujer problemática,”su único delito fue reclamar los derechos de su hijo, eso le costó la vida”.
La última vez que Cedeño habló por teléfono con ‘Rosy’ fue cerca de las 12h30 del miércoles, y minutos después se enteró que había sido atacada con un cuchillo por un sujeto desconocido.
“Cuando me enteré del ataque yo me imaginé cúal había sido el motivo, porque mi ‘Gordita’ me contaba cómo ese hombre se comportaba con ella y con el niño”, refirió la mujer.
Asimismo detalló que una vecina que presenció el supuesto ataque sicario, ocurrido cerca de las 13h30 en la calle Walter Andrade, de la ciudadela La Salud, de Quevedo, le dijo que  el agresor le habría confesado a ‘Rosy’ que su expareja lo habría mandado a matarla.  
Pago. Según Irene, por medio de otras personas conocen que Carlos P., presunto autor intelectual del delito de sicariato, le habría ofrecido 1.500 dólares al agresor para cometer el crimen.
Además contó que el día del ataque, el exconviviente de su hija llegó a bordo de un taxi a dejarle tres yogures a su nieto, al parecer, en compañía de otra persona. 
El sepelio de Rosa Alviño será hoy en la tarde en el cementerio del cantón El Empalme. 
Por este caso Carlos P., exconviviente de la víctima, y Byron M., supuesto autor material del hecho, permanecerán detenidos mientras dure los 30 días de instrucción fiscal dictados por el juez en la audiencia de flagrancia.