Actualizado hace: 24 minutos
Quevedo
Lucha constante

El rostro de Agustín Andrade refleja cansancio y nostalgia. Lleva cinco días recorriendo las calles de Quevedo con el único objetivo de recaudar dinero para llevarle a su familia.

Domingo 09 Septiembre 2018 | 11:02

Él es el único sustento de su hogar, compuesto por su esposa y sus tres nietas.
Aunque el hombre, de 64 años, intenta disimular su tristeza con una sonrisa, su voz se quebranta al recordar la tragedia que marcó a su familia.
Hace tres años su hija Blanca fue asesinada por delincuentes. Los pillos le arrebataron la vida disparándole en tres ocasiones cuando regresaba a su casa.
“Mi hija en ese tiempo cursaba el tercer año de leyes y estos ladrones me la mataron. Blanquita era quien nos cuidaba, pero ya no está”, explicó el padre entre lágrimas.
Desde entonces, el hombre se ha hecho cargo de sus tres nietas de 16, 15 y 11 años de edad.
Comercio. Agustín y su familia residen en la ciudadela Los Vergeles, del cantón Machala, en la provincia de El Oro.
Desde allí viaja a varias partes del país para vender esferos de color negro, azul y rojo, cada paquete a un dólar, así como las ‘manitos’ que se usan para rascarse la espalda. La mayoría de los productos que expende no cuestan más de $ 1,50.
Todo lo recaudado en el día lo ahorra para juntarlo y luego compartirlo con su familia.
Enfermedad. Desde hace un año el comerciante sufre de diabetes y a empezado a perder la visión.
“Por ahora debo quedarme en un hotel que me cobre barato o donde me den posada. No quiero que me regalen nada, sino que me apoyen en la actividad que ejerzo”, expresó. 
En Quevedo se quedará por una semana más.