Actualizado hace: 2 horas 9 minutos
Jujan
Familia dice que espíritu los cuida

Victor Guerra vive hace 40 años en el sector Las Lomas del cantón Jujan (Guayas).

Lunes 30 Julio 2018 | 11:00

Durante este tiempo no ha estado solo, lo ha hecho en compañía de su esposa Aracely Barahona.

Guerra contó que cuando estaban cavando en el patio de su casa para construir un pozo de agua encontraron dos cráneos humanos y varios huesos. También hallaron vasijas de barro y las entregaron a la municipalidad. El hombre, de 65 años,  cree que en la zona donde se encuentra su vivienda existió un cementerio de culturas indígenas. 
Anécdota. En una oportunidad Guerra salió de viaje junto a su familia y dejó su domicilio al cuidado de un amigo. Él salió corriendo a la medianoche de la vivienda.
“Nos fuimos donde un tío que vive en Matilde Esther.  Le dije a un amigo de nombre Samuel que nos cuide la casa y aceptó, a las 23H00 un espectro lo cogió del pie y lo tiró al suelo, estaba durmiendo en el mueble de la sala”, dijo Guerra.
A raíz del suceso “Despacito” como le decían de cariño a Samuel optó por salir del inmueble y sentarse sobre la vereda hasta que amanezca, corrían las doce de la noche de aquel día.
Espíritu. Aracely asegura que no le da miedo vivir con un espíritu en su casa.
La mujer acotó que cuando se va a bañar siente claramente que alguien la observa. “Siento clarito que una persona me mira y se esconde atrás de la cortina. Es algo que no solo me pasa a mí, sino también a los demás miembros de mi familia cuando llegan a visitarnos. A mis nietas les ha pasado”, expresó la mujer. 
“En la casa de mi abuelo se escucha que barren y que lavan los platos, eso ocurre a cualquier hora del día, pero especialmente cuando no hay nadie. Mi hermana y yo nos asomamos por la ventana y no vemos nada. Cuando nos vamos empezamos a escuchar movimientos dentro de la casa”, mencionó Lady Guerra quien vive a un costado del domicilio de Víctor, su abuelo.
La joven de 22 años recordó que cuando era niña su papá había dejado desconectado los focos de colores del árbol de navidad en horas de la noche y al día siguiente aparecieron prendidos. La familia no se asusta, ellos aseguran que el espíritu los cuida a todos y a la casa.