Actualizado hace: 2 horas 49 minutos
La Maná
Murió con el sueño de ser policía

Fernando Iza no pudo contener el llanto al ver al menor de sus hermanos dentro de un ataúd.

Sábado 28 Julio 2018 | 11:00

‘Yerma’, como era conocido  Alexis Rubén Iza Chicaiza,  de 22 años, murió de manera instantánea luego de sufrir un accidente de tránsito el miércoles a las 21h30.

Suceso. Familiares explicaron que Iza se movilizaba en una moto y, al pasar una curva, se estrelló con un montículo de piedras que había en la vía.
Esto ocurrió en el recinto San Antonio de la parroquia Guasaganda del cantón La Maná (Cotopaxi).
“Recién hicieron trabajos de reparación en ese sector, pero dejaron ese material ahí sin poner alguna señal de advertencia para los conductores”, dijeron familiares de ‘Yerma’, mientras esperaban que el médico forense realice la autopsia en la morgue de La Maná.
Suceso.  Afligido por la muerte de su ‘ñaño’, Fernando contó que antes de las 19h00 un amigo lo fue a buscar a su casa frente al UPC de Guasaganda.
Desde allí los dos hombres salieron hacia el recinto San Antonio. “Parece que fueron a visitar a la novia del amigo. Cerca de las 21h00, el otro muchacho se quedó en San Antonio y mi hermano le prestó la moto para regresar a la casa, sin embargo, faltando cinco minutos para llegar se accidentó”, relató el familiar.
El estruendo que generó el accidente alarmó a los habitantes del recinto San Antonio, quienes salieron a la calle principal y se percataron que el hombre estaba muerto en medio de la vía.
“Tenía una herida de 17 centímetros en su cabeza, él murió al instante”, comentó Fernando. 
A pesar de la situación, el cuerpo de ‘Yerma’ fue llevado a una casa asistencial donde los médicos solo confirmaron su deceso.
Quería ser policía. “Mijito quería ser policía”, comentó Mercedes Chicaiza, abuela del fallecido, quien hace un año se había graduado de bachiller. 
Emocionado con la idea de ser policía le había pedido apoyo a sus familiares para que lo ayuden con los gastos del curso. “Ya se había  inscrito, estaba esperando que lo llamen para hacer las pruebas”, indicó la abuela quien lo crió desde que era un niño.
Amigos de Yerma lo recordaron como un hombre trabajador. Con el propósito de ayudarse con el sustento diario realizaba todo tipo de trabajo, “fue agricultor, albañil, hacía de todo, era un hombre muy inteligente y responsable”, dijo Fernando Iza. El cuerpo fue llevado hasta la casa de sus padres en la parroquia Guasaganda donde se realizará el velorio y sepelio.