Actualizado hace: 12 horas 36 minutos
Mocache-Quevedo
Denuncian acoso escolar

"Fue la tarde del jueves 7 de junio. La mujer no se había percatado de que el uniforme de su único hijo estaba sucio y desarreglado, hasta escuchar en repetidas ocasiones las palabras de “Carlitos”: “Mami, me amenazaron”.

Jueves 12 Julio 2018 | 11:00

Al prestarle atención a lo que decía su niño, él le confesó que en la hora de recreo seis “amiguitos” de su grado lo habían golpeado.
Según Iluminada, en su afán de protegerse, el pequeño habría corrido a esconderse en el baño de la escuela, ahí se ocultó por unos minutos.
Pensando que sus compañeros se habían ido salió del sitio. En ese momento habría sido interceptado por los seis menores.
“Lo arrodillaron, le cubrieron los ojos, lo jalaron del cabello, lo cogieron del cuello, de los hombros, le pusieron las manos hacia atrás y lo golpearon en el abdomen y en las piernas en repetidas ocasiones”, indica la madre en un comunicado que realizó a la directora distrital de Educación, Liliana Litardo.
La mujer le contó a diario El Río que de la agresión de su hijo ningún docente se había percatado.
“No hubo ni un profesor que se diera cuenta del hecho. Estos niños no lo siguieron golpeando porque escucharon el timbre de ingreso a las aulas. Uno de los niños me dijo que lo iban a tirar a un barranco que está cerca de los baños”, comentó preocupada la madre de familia, quien espera que el caso sea investigado para que en la institución educativa no se presentan más agresiones.
“Mi hijo se siente inseguro después de lo que pasó, no entiendo cómo niños de su misma edad junto a otros de diez años pudieron haber hecho esa maldad”, señaló Iluminada.
Caso en Quevedo. Richard A. recuerda que recibió la peor llamada de su vida el mediodía del 5 de julio. 
Docentes de la escuela donde estudia su hija “Karla”  (nombre protegido), de 10 años, quien cursa el sexto año de educación básica, lo llamaron.
Al llegar le indicaron que su niña estaba en el hospital. La noticia fue como una puñalada en su corazón, por su mente cruzaron miles de ideas, pero su angustia disminuyó al ver a su hija consciente en la casa asistencial.
Notó que la menor tenía problemas para hablar y respirar, además presentaba  moretones en el  cuello.
“Mi hija no podía respirar, la profesora me dijo que tenía un problema de las amígdalas, que por eso se había sofocado, pero me pareció extraño y le pedí a la doctora que la analice bien. Mientras lo hacía, la niña  contó que tres compañeros del aula la habían empujado, uno de ellos la agarró por el cuello y los otros se le treparon encima”, señaló Richard A., asegurando que no es la primera vez que su hija es víctima de este tipo de agresiones.
“Tiene moretones por todo el cuerpo, pensé que ella se los hacía jugando con el perro, pero después de lo que ocurrió me contó que siempre la molestan”, señaló el padre de familia, quien agregó que el día del incidente no había ningún docente al cuidado de los estudiantes.
“La profesora había salido y los dejó encerrados con candado, cuando mi hija cayó al suelo sus compañeros comenzaron a gritar y abrieron la puerta”,  dijo Richard A. 
Investigación. Liliana Litardo, directora distrital de Educación, dijo que se realizan las investigaciones  para determinar si existe negligencia por parte de los docentes.
“Rechazamos ese tipo de acciones, trabajamos en prevención porque es un mal social que se refleja en la institución educativa. Cuando los protagonistas son menores de 12 años se trabaja en prevención y recuperación tanto de la víctima como de los agresores, las sanciones se dan cuando el causante del hecho es mayor de 12 años”, indicó Litardo.
Según cifras del Ministerio de Educación, desde 2014 hasta el 28 de mayo de 2018, es decir en cuatro años, contabilizan 1.461 casos de acoso escolar en el país.
Según el ministerio, el 48,8% de mujeres sufren de bullying frente al 48,7% de hombres, siendo entre los 10 y 14 años las edades donde más se concentran esos abusos.