Actualizado hace: 5 minutos
Babahoyo
No le temen a la muerte

En los últimos años las bóvedas se han convertido en una especie de balcón para algunas personas, sobre todo hombres, que buscan observar desde un mejor ángulo los emotivos sepelios en el cementerio general de Babahoyo.

Miércoles 13 Junio 2018 | 11:00

Muestra de ello fue lo que  comerciantes y personal que labora en el camposanto vieron durante el último adiós a Ricardo Gordillo, de 18 años, quien perdió la vida en un accidente de moto. 

Hombres y mujeres de entre 15 y 25 años se subieron hasta la losa de las bóvedas para ver el féretro por última vez.
“Algunos jóvenes no hacen conciencia y no valoran la vida, son cerca de cuatro metros de altura que tienen los cuerpos de bóvedas. Si  llegan a caer se pueden matar o quedar malheridos, a veces la gente es imprudente”, mencionó Antonio Galarza, vecino del lugar.
Peligro.  Al momento de descender del lugar a muchos se les complicó, las mujeres fueron las que más padecieron para ponerse a buen recaudo.
“Nosotros les llamamos la atención a la gente para que no se suban, pero ellos no escuchan. Si les llega a pasar alguna situación nos van a responsabilizar, pero siempre se les llama la atención”, acotó Narcisa Vera, administradora del cementerio.
Recordó que hace un mes tuvo que llamar a la Policía mientras estaban sepultando a un joven oriundo de la parroquia El Salto, pues varios motociclistas ingresaron en sus vehículos hasta el interior de las instalaciones como si  fuera pista de carreras.
“Cuando llegaron los policías a nuestro llamado salieron despavoridos, parece que alguien los alertó. Esta situación no ocurre siempre, son casos específicos en los que se dan estos actos”, concluyó  la funcionaria.