Actualizado hace: 1 hora
Baba
Tres décadas entre muertos

Cargado de energías y recibiendo los rayos del sol sobre su rostro encontramos a Julio Moyano, de 73 años.

Lunes 11 Junio 2018 | 11:00

 El adulto mayor trabaja desde hace 30 años en medio de un silencio sepulcral. Lo hace en el cementerio general de Baba, donde se encarga de construir bóvedas.

Don Julio llega todos los días  al camposanto a bordo en una bicicleta panadera, la cual deja amarrada con una cadena y un candado en una base de concreto. Sonriendo recordó que ahora ese es su caballo, pero de acero, pues en su juventud se movilizaba en un caballo real de color café con blanco. Y así como a la bicicleta, dejaba al animal bien asegurado junto a unos árboles que existían en varias esquinas de Baba.
Oficio.  Construir bóvedas de concreto es la especialidad del adulto mayor, quien ya perdió la cuenta de cuantas ha hecho a lo largo de su vida.
“Yo no le huyo al trabajo, la albañilería es lo que me gusta y aquí en el cementerio soy además el que pega las lápidas en las tumbas cuando sepultan a los muertitos”, señaló Moyano.  
Anteriormente era el panteonero del cementerio. Contó que se quedaba durante las noches vigilando el lugar, el cual recorría con candil en mano porque no había luminarias.
Reveló que nunca vio una actividad paranormal durante el tiempo que estuvo ejerciendo esa labor y que muchas veces la gente se inventa cosas para causar un poco de susto.