Actualizado hace: 7 minutos
Babahoyo
El sobador del pueblo

Un frasco de vaselina y un triciclo son las herramientas que Felipe Gómez necesita para realizar su trabajo.

Sábado 09 Junio 2018 | 11:00

 “Don Piola”, como es conocido el hombre, se gana la vida como sobador en el malecón de Babahoyo.

Su “consultorio” está ubicado cerca del muelle de embarque y desembarque de canoas, donde atiende desde las 08h00 hasta las 12h30.
“Hay días que llegan hasta seis personas a sobarse,  vienen desde Quito, el Oriente, Ambato, Montalvo, Vinces, Babahoyo, Caracol y de otros lados”, comentó el sobador.
 > Aprendizaje.  Entre risas “Don Piola” recuerda que  aprendió el oficio de su amigo conocido como “Panta”,  quien le pedía que observara cómo lo hacía.
“Él (‘Panta’) vivía en El Salto,  me decía: ‘hijito, aprende que esta es una buena profesión, te ganas un cigarrillo donde sea’”, dijo Gómez.
Desde entonces han pasado 15 años, tiempo en el que ha logrado llevar el sustento a su hogar, aliviando las dolencias de cientos de personas.
Indica que a los niños no les cobra su servicio,  pues  aduce que lo hace como un acto de beneficencia.
> Es popular.  “Don Piola” afirma que los jugadores de pelota son sus mejores clientes. Muchos llegan para que les sobe las piernas o los hombros.
“Yo me caí de un árbol de mango, le dije a un hermano que me llevara donde ‘Don Piola’, él me sobó y me recuperé”, comentó Pedro Cepeda, oriundo de la parroquia Caracol.