Actualizado hace: 1 hora
Investigación
Manabí se encuentra en segundo lugar por embarazos en adolescentes

Usa el mismo uniforme que sus compañeros, pero su modelo es una talla más grande. Melissa tiene 17 años y está embarazada.

Jueves 07 Junio 2018 | 08:47

 Su primer bebé lo tuvo a los 14 años y actualmente, con siete meses de gestación, cursa el tercer año de bachillerato en una unidad educativa de Jipijapa.

Para ella, ser madre a corta edad es complicado, pues detalla que su primer embarazo fue riesgoso y tuvo que retirarse del establecimiento donde estudiaba.
Una situación parecida vive Angy, de 17 años. Ella recibió su investidura como bachiller cuando estaba a meses de dar a luz. Su vida dio un giro total cuando se enteró que estaba embarazada a los 16. Su hijo Liam Isaac le trajo más responsabilidades. “Ya no podía salir con mis amigas, sentí que perdí un poco de libertad de mi juventud”. Relata que, al nacer, su hijo estuvo en riesgo y pasó por dos hospitales.
Estadísticas. Angy formó parte de las 9.779 adolescentes que llegaron a una unidad de salud por primera vez en el 2017, cifra que representó el 25 por ciento de la población de embarazadas (10-19 años) en Manabí, según datos de la coordinación zonal de salud (Manabí-Santo Domingo de los Tsáchilas). En otras palabras, 12.499 adolescentes embarazadas el año pasado en esas dos provincias. 
Una tendencia que se mantiene. Durante cuatro años (2010-2014) Manabí ocupó el segundo lugar a nivel nacional con mayor número de embarazadas menores de 15 años. En ese período, 913 “niñas madres” dieron a luz.
Un número importante sin considerar el otro rango: los embarazos en adolescentes de entre 15 y 19 años. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), Manabí en el 2014 registró 4.739 embarazos en adolescentes de entre 10 y 19 años, lo que corresponde al 9,3% de casos a nivel país. La mayoría se registró en la zona urbana, según el INEC. 
La problemática se agrava. Los casos aumentan, como lo constató El Diario en un recorrido por algunos distritos de salud de Manabí, 
Sólo en Portoviejo en el 2017 se atendieron 257 mujeres embarazadas entre 10 y 14 años.  De ellas, 169 recibieron atención por primera vez. Si se consideran los dos rangos de edad (10-14 y 15-19), en la capital manabita se atendieron 9.141 embarazos en adolescentes el año anterior. En lo que va del 2018 hay 84 casos de embarazadas menores de 14 años. De ellas, 17 fueron atendidas por primera vez. 
Abusos. “Los embarazos que ocurren entre los diez y catorce años en su mayoría son producto de abuso sexual”, explica Jairo Carvajal, analista de promoción de salud. Detalla que el Ministerio de Salud tiene dos vías para prevenir el embarazo adolescente: la parte educativa para sensibilizar a la población (conformación de club de adolescentes, talleres y charlas educativas)  y el fortalecimiento de los servicios sanitarios (programa llamado establecimiento de salud amigable para  adolescentes).
Después del parto se da asesoría en salud sexual y planificación familiar para que la paciente y la familia adopten un método anticonceptivo, algunos facilitados por el Ministerio de Salud.
Aunque la atención a las “niñas madres” va más allá de la prevención. Su estado también genera riesgos para su salud. 
Hugo Loor, ginec-obstetra del Hospital Verdi Cevallos Balda, de Portoviejo, explica que ellas no han alcanzado el desarrollo de su aparato genital (útero y ovarios) y anatómico (pelvis). “Tienen altas complicaciones que por lo general terminan en una intervención quirúrgica (cesárea)”. 
También se presentan desgarros vaginales y hemorragias. Las complicaciones -añade- no tan solo son para la madre, el bebé puede ser prematuro y puede existir también rupturas de membrana. 
Para evitar estas complicaciones, Abigail Zúñiga acudió a una casa de salud. Ella tiene 18 años y espera su segundo hijo. Abandonó sus estudios. Al igual que Melissa y Angy, sus prioridades han cambiado.  Abigail quiere ser comunicadora social, Melissa busca terminar la secundaria y Angy cursa estudios virtuales en la Universidad Particular de Loja. Todas ellas tienen realidades distintas, aunque  un factor común: fueron madres siendo niñas.
En la región. Tomando en cuenta la realidad de otros países de la región, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Ecuador ocupó en el 2010 el segundo puesto con mayor casos de embarazos en menores de 15 años, sólo superado por Nicaragua.
En el 2014 el mismo organismo estableció que los países con mayores proporciones de maternidad en mujeres de 15 a 19 años en el 2014 fueron Nicaragua (19,9%), República Dominicana (19,7%) y Ecuador (17%), mientras que los niveles más bajos los registraron Uruguay (9,5%), Costa Rica (11,1%) y Perú (11,5%).
Estas cifras no le sorprenden al legislador de Alianza PAIS Jorge Yunda, miembro de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional. 
Considera que las políticas de salud adoptadas por el régimen anterior no han funcionado en nada, no tan solo en el embarazo de los adolescentes, sino en las otras enfermedades que han incrementado sus registros.
Lamentablemente Ecuador ocupa el primer lugar en la región de mayor número de casos embarazo de adolescentes reincidentes (han quedado embarazadas dos veces), revela Yunda.
Explica que la mesa legislativa que integra  está proponiendo que el órgano rector de la salud en el país sea un Consejo Nacional que cuente con representantes de la academia, ministerio de salud, prestadores de servicio, entre otros representantes.
A su criterio, no ha subido sólo el embarazo en los adolescentes sino enfermedades como la hipertensión arterial, obesidad, diabetes, sobrepeso y desnutrición. “El país está enfermo, por eso es que vemos los hospitales abarrotados”, 
comenta.