Actualizado hace: 3 horas 37 minutos
Valencia
Familiares exigen respuestas

"Valencia quiere a su soldado de vuelta”, decía uno de los carteles que llevaba un amigo de Wilson Ilaquiche Gavilanes, cabo segundo del Ejército que desapareció la noche del sábado en la parroquia Tobar Donoso, de Carchi (Tulcán).

Jueves 17 Mayo 2018 | 11:00

Esa es una zona limítrofe  entre Ecuador y Colombia, donde se han registrado incidentes protagonizados por supuestos grupos narcodelictivos liderados por alias “Guacho”.

Ayer, a las 15h00, allegados de “Fifito”, como le decían al militar, recorrieron las calles principales del cantón Valencia vistiendo camisetas de color blanco.
La marcha pacífica empezó desde el exterior de la unidad educativa Ciudad de Valencia hasta el parque de La Madre, en la avenida 13 de Diciembre. Los manifestantes exigían a las autoridades nacionales que no cese la búsqueda del militar. 
Viviana Ilaquiche espera que su ñaño regrese pronto. La familiar, quien ayer participó en la marcha, recordó que el 20 de junio el soldado pensaba celebrar su cumpleaños 29. 
Shirley Mendoza, esposa del cabo segundo, recordó la noche del viernes cuando habló por última vez con el padre de sus dos hijos de ocho años y ocho meses de edad. “Fifito” había llamado para saber de ella y sus niños. “Ese día mi hijo cumplió ocho meses de nacido, él llamó para saludarlo, dijo que estaba bien y que volvería a comunicarse con nosotros a través de videollamadas o por redes sociales, porque las llamadas no entraban con facilidad”, indicó Mendoza entre lágrimas.
Lo que más le preocupa a la mujer es que su esposo corra la misma suerte que los tres periodistas que fueron asesinados por el bando de “Guacho” en abril pasado, tras 17 días en cautiverio.
Hasta el momento sus cuerpos no han sido recuperados.
Quieren noticias. Henry Sigcha, tío de Wilson, permanece en Esmeralda junto a Gloria Gavilanes, madre del cabo segundo. Ambos acudieron a colocar la denuncia de desaparición ante la Fiscalía; sin embargo, les indicaron que los miembros de las Fuerzas Armadas ya lo habían hecho.
“Nos dijeron que no podían receptar otra denuncia por desaparición, por lo que venimos a rendir nuestras versiones para reforzar la denuncia por la ausencia de mi sobrino”, precisó Sigcha vía telefónica, agregando que representantes de las Fuerzas Armadas le indicaron que en la zona donde desapareció su sobrino existe presencia de narcoguerrilleros. 
“Aunque no de manera concreta, dijeron que están  esperando algún comunicado de la guerrilla o que les pidan algún intercambio por mi sobrino”, contó Sigcha a diario El Río. 
Comunicado. Antes de las 19h00 de ayer el Ejército Ecuatoriano emitió un comunicado oficial sobre la desaparición de Ilaquiche.
El documento indica que realizan la búsqueda del militar que “abandonó destacamento en la parroquia Tobar Donoso”. El texto precisa que  el sábado 12 de mayo “cuatro miembros del personal de tropa  abandonaron las instalaciones del campamento, sin la autorización respectiva, contradiciendo las normas de disciplina establecidas, para dirigirse al poblado aledaño” donde desapareció Ilaquiche Gavilanes.
Teme perder otro hijo.  La desaparición de Ilaquiche tiene preocupada a su madre, quien por una enfermedad natural perdió al mayor de sus hijos hace algunos años. 
“Necesitamos saber qué está pasando con Wilson, sea cual sea la circunstancia, queremos saber sobre su paradero o las condiciones que esté atravesando”, concluyó Sigcha, quien señaló que  personal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) de la Policía llegó a la zona para buscar pistas.
Félix Lozano, militar en servicio pasivo que prestó sus servicios en la frontera, indicó que frente a la parroquia Tobar Donoso hay una zona dominada por la guerrilla. “Los militares deben haber adoptado códigos de seguridad. Es fácil para los guerrilleros identificar a un militar, muchos de los habitantes del lugar cumplen órdenes de grupos narcoterroristas por miedo o por amenazas”, comentó Lozano.