Actualizado hace: 9 horas 47 minutos
Quevedo
Su pareja la había amenazado

Ocho días antes de la muerte del transexual Aladino Borja Suárez, conocido como “Isabel”, su conviviente habría advertido que lo mataría.

Martes 15 Mayo 2018 | 11:00

 Presuntamente se lo dijo a  Geoconda Borja, hermana de la víctima. 

“Fui a visitarla al gabinete, cuando llegué  ese hombre (el conviviente de la víctima) estaba ahí. Él me dijo que en cualquier momento yo iba a encontrar muerta a ‘Isa’ o a él. ‘Señora Geoco, o yo la mato a ella, o ella me mata a mí’, me dijo, señalándome un golpe que tenía en la cabeza. Ellos habían tenido una discusión en la que él resultó herido”, recordó Geoconda, mientras observaba el féretro donde permanecía la última de sus cinco hermanos.
Aquella noche, las palabras del novio de “Isabel” hicieron estremecer el corazón de Geoconda, quien aprovechando que su ñaña estaba sentada,  se arrodilló y se acurrucó sobre sus piernas.
“Le dije: ‘ñañita, cuidate’. Le di un beso, no pude contener las lágrimas y me puse a llorar. Le pedí que no duerma confiada de ese hombre y ella me dijo que no llore, me secó las lágrimas y me aseguró que se sabía cuidar. Tomó a broma lo que él dijo”, comentó afligida la familiar.
Aquel día, antes de despedirse de su hermana, ambas  acordaron reunirse el domingo pasado para visitar  juntas la tumba de su madre, quien falleció hace cinco años. Sin embargo, una puñalada cerca del corazón acabó con la vida de Borja la mañana del domingo. La tragedia ocurrió dentro de su gabinete, ubicado en la calle Rosita Paredes, de la parroquia Venus del Río.
Ariel G., el amigo homosexual de “Isabel”, quien fue encontrado dentro del lugar del crimen, fue detenido por 30 días, mientras  dure la instrucción fiscal. El sujeto indicó a la Policía que estaba dormido cuando presuntamente ocurrió el crimen.
La peor noticia.  El día de la tragedia, Geoconda acababa de llegar de Guayaquil, pretendía acostarse un rato a descansar para luego acudir al cementerio junto a “Isabel” y sus otros hermanos, tal como lo habían acordado hace ocho días. Pero a través de una llamada telefónica le avisaron de la muerte de su ñaña.
“Llamaron a mi hija a decirle que algo le había pasado a ‘Isabel’. Salí desesperada de la casa, durante todo el trayecto pensé de todo, menos que me la habían asesinado”, comentó sollozante y pidiendo justicia. 
Ella, al igual que sus familiares, esperan que la Policía logre ubicar al sospechoso de la muerte de Borja, identificado como Emanuel Q.
 “No sabíamos que tenía algo con él, de repente nos dio la noticia y nos sorprendimos. Él era agresivo, tenía problemas de adicción  y la maltrataba”, contaron parientes de la víctima, a quien recuerdan por su carisma y solidaridad.