Actualizado hace: 58 minutos
Valencia
De “abeja” a “gato”

De ser conocido como la “Abeja”, sus amigos pasaron a llamarlo el “Gato”, esto después que por tercera ocasión se salvó de morir en un accidente de tránsito.

Martes 13 Febrero 2018 | 11:05

Ángel Casquete Coello, de 28 años, se considera un hombre afortunado a quien Dios por tres ocasiones le ha brindado la oportunidad de seguir vivo.

En diciembre del año anterior circulaba en su auto desde Quevedo hacia el recinto La Cadena (Valencia) donde habita. 
Una llamada telefónica a su celular lo hizo detener la marcha de su vehículo. 
Tomando las precauciones se estacionó en el exterior del cementerio jardines de Quevedo de la parroquia rural La Esperanza, prendió las luces de parqueo y contestó la llamada. Mientras hablaba por teléfono observó por el retrovisor que un bus que transportaba pasajeros ( en ese momento circulaba vacío)  se le acercaba como una avalancha.
“Sabía que me iba a chocar, observé que hacia Quevedo pasó una moto, un carro blanco y un tráiler, mientras el bus cada vez se aproximaba más a mi carro, si salía del vehículo para mí iba a ser peor”, relató el sobreviviente, quien se recostó hacia el asiento del copiloto cuando el bus impactó su auto. 
Mientras escuchaba el ruido que generaban los hierros retorcidos, una vez que el carro de la avenida principal fue a dar hasta la vereda del cementerio, él decidió lanzarse por la ventana del copiloto, desde donde vio cómo el bus se chocaba contra la vereda.
Durante todos estos segundo el “gato”, no perdió la serenidad, “cuando salía del carro vi que el conductor del bus, (un señor mayor) se acercaba, le dije papito qué hiciste, por poco me matas”, precisó.
> SECUELAS.  Una herida de 20 puntos en su brazo izquierdo le quedó de recuerdo de aquel accidente en el que debió esperar dos meses para que la empresa (dueña del bus) le pueda, a través de un juicio que planteó, reconocer “algo” por lo ocurrido.
“El señor que conducía el bus, al parecer, se quedó dormido y se me fue encima causando el accidente”, señaló el “Gato” recordando que el primer accidente que sufrió fue en el año 2010, iba en su moto cuando un carro lo chocó, ese hecho le perjudicó su pierna izquierda, un año permaneció en recuperación hasta poder volver a caminar. Aquel acontecimiento cambió su vida, pues estaba haciendo el curso para ser Policía cuando en un día libre ocurrió la tragedia. 
El tercer accidente fue hace varias semanas, iba en la moto de su esposa a comprar pan cuando una moto se le atravesó, afortunadamente, a pesar que pudo impactarse contra un poste, la pared de una casa y un muro, resultó ileso. 
Las tres experiencias en las que por poco muere le enseñaron a valorar la vida. 
Junto a su actual esposa, sus tres hijas y su familia agradece a Dios y anhela continuar en armonía trabajando en el nuevo carro que adquirió con mucho esfuerzo.