Actualizado hace: 4 horas 54 minutos
Quevedo
43 días de agonía

Fueron 43 los días que Washington Morán, de 35 años, luchó por su vida en la habitación de un hospital.

Sábado 10 Febrero 2018 | 11:00

 El policía quevedeño perdió la batalla a las 22h00 del jueves pasado.

El gendarme, quien tenía el grado de sargento, se encontraba internado en el hospital Luis Vernaza, de Guayaquil, producto de las quemaduras que sufrió el pasado  27 de diciembre, cuando la casa de su madre se incendió.
En el siniestro también resultaron con graves heridas su esposa, la cabo primero de Policía Geovanna Tapia, así como seis miembros más de la misma familia, entre ellos sus dos hijos.
Según familiares del fallecido, la recuperación iba bien, e incluso  los médicos les habían asegurado que el gendarme estaría mejor, razones por las que la familia estaba contenta, sobretodo sus dos hijos de 14 y 9 años de edad.
Operación.  Sus parientes indicaron que hasta ahora no entienden lo que ocurrió, ya que desde  hace una semana Washington ya caminaba y hasta tenía más apetito.
Uno de sus hermanos contó que  la mañana del jueves el oficial fue intervenido quirúrgicamente por una cirugía reconstructiva, pero al parecer no evolucionó bien, porque horas después falleció producto de un infarto, según le indicaron los médicos del hospital.
“Él estaba  emocionado porque ya iba a estar nuevamente con su familia,  después de casi dos largos meses de estar separado. Realmente la tristeza nos embarga”, dijo el pariente, quien recordó que la víctima sufrió quemaduras en al menos el 60 por ciento de su cuerpo.
Velatorio. El cadáver fue trasladado por sus familiares a la parroquia San Carlos, de Quevedo, donde pasadas las 16h30 fue recibido con honores por parte de los policías de la Unidad de Vigilancia Comunitaria del distrito Quevedo-Mocache.
La calle de honor llegó hasta la puerta de la casa de su madre, ubicada en el barrio Santa Rosa.
El fallecido prestaba sus servicios en el Consejo de Clases y Policías en Quito y residía en la misma ciudad junto a su esposa e hijos. 
Velatorio. Hilda Morán, propietaria del inmueble siniestrado, recordó que el incendio ocurrió, a las 07h00, del pasado 27 de diciembre y alarmó a los vecinos. 
“Todos estábamos dormidos, de repente escuché a mi sobrina. Ella había salido a trabajar cuando vio  la candela y nos avisó”, señaló la mujer, quien aseguró que sus familiares alcanzaron a salir de la casa; sin embargo, su hijo Washington habría intentado ingresar a la vivienda  cuando explotó el cilindro de gas.
La hora y el lugar del sepelio del gendarme está aún por confirmarse.