Actualizado hace: 7 horas 56 minutos
Babahoyo
Apostó por su tierra

Aquel refrán que reza que “Nadie es profeta en su tierra” no aplica en la historia de emprendimiento de Bayron Quispe.

Sábado 13 Enero 2018 | 11:09

 El hombre, de 33 años, dice que la receta del éxito de su negocio es el amor.

Todo empezó hace diez años en la parroquia La Unión, de Babahoyo, gracias a la mujer que ahora es su esposa y madre de sus dos hijos.
Se trata de Lorena Yépez, con quien abrió la primera de las cuatro panaderías en las que ahora da empleo a seis personas. 
Flechazo. A diario, al salir de su trabajo en una hacienda bananera, Quispe frecuentaba una panadería junto a sus compañeros, hasta que un 24 de diciembre conoció a Lorena.
Ella es oriunda del cantón Palenque y siempre fue panificadora, por lo que laboraba en aquel local.
Ahí se enamoraron y luego de unir sus vidas para formar un hogar, abrieron su primera pastelería y panadería en el centro de La Unión.
El comerciante recuerda bien los primeros materiales con los que empezó, pues no eran más que unas latas y un horno viejo.  
Desde el 2015 han abierto tres panaderías más en diferentes sectores de la parroquia babahoyense.
En la última de estas se expenden todo tipo de postres. 
Aprendizaje. “Es mi maestra en la panadería y en el amor”, afirma entre risas Bayron al referirse a su pareja.
El artesano recuerda que el pan que más le costó aprender a elaborar fue el enrollado. “Mi mujer siempre estuvo ahí, siendo paciente”, añade. Ahora realiza todo tipo de moldes, aunque admite que lo que más le gusta es elaborar tortas.
Indica que lo que más le piden son pasteles con escudos de equipos de fútbol como Barcelona y Emelec, así como con imágenes de dibujos animados.
La noche del último 6 de enero el comerciante realizó una comida de integración para sus empleados.
Quispe se considera un “jefe chévere”, por lo que siempre desea motivar a sus trabajadores con estas cenas y viajes a varias ciudades del país cada 1 de mayo, por el Día del Trabajador.