Actualizado hace: 9 horas 47 minutos
Quevedo
Dannes camina hacia Brasil

El corazón de Dannes no está en el pecho, sino en sus pies.

Viernes 12 Enero 2018 | 11:00

 Argentina, Bolivia, Chile y Perú son países que ya ha visitado como mochilero. 

Ahora volverá, pero el viaje tiene un tinte especial, lo hará caminando y será mucho más extenso. A las 11h00 del último lunes partió desde Santo Domingo, ciudad a la que tiene planeado regresar en febrero del 2021.
Allí quedaron sus cuatro hermanos y su madre. Desde ya,  ellos lo esperan.
Su segundo nombre es Ezequiel y su apellido Carrera, tiene 24 años de edad y miles de kilómetros por delante que aspira cumplir en tres años.
La meta es llegar a Brasil, pero antes hará paradas en Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y de ahí, si Dios se lo permite, dice,  llegará a la tierra de Ronaldinho, Ronaldo, del buen fútbol y de las bellas garotas.
Travesía.  El viaje que tiene un estimado de 13 mil kilómetros no es una casualidad. 
“A mi padre le conté de este viaje y se emocionó mucho, me pidió que lo hiciera, pero siempre cuidándome y que  trate en lo posible de regresar sano y salvo a casa. Hace seis meses él murió a causa de un derrame y le prometí que iría a Brasil”, dijo.
Dannes empuja un carrito  de metal. Allí lleva sábanas, una carpa, sleeping, mochila con ropa y zapatos, una pequeña olla para cocinar, botellas que llena con agua y un balón de fútbol.
Éste último es el único implemento de trabajo que lleva consigo, ya que es malabarista y eso le ayuda a recoger dinero. Su acto lo realiza en 20 segundos, aprovecha la luz roja de los semáforos. 
En los viajes como mochilero le sirvió de mucho. 
Con una ampolla en el pie derecho llegó el miércoles a Quevedo. 
Esa noche le brindaron hospedaje en el Grupo de Fuerzas Especiales # 26 Cenepa y ayer en la mañana se despidió de los militares de la garita.
Viaje.  Dannes nació en Esmeraldas, pero ha vivido en Loja y Santo Domingo.
Trabajó como asesor comercial en una importante empresa nacional, pero renunció cuando se dio cuenta que se estaba “quemando los pulmones” para hacer millonarias a otras personas. 
“Soy un hombre libre, no le debo a nadie, lo mío es agarrar la mochila y emprender un viaje, una aventura. Estoy solo, pero soy libre. La soledad es el precio que se paga por ser un hombre libre”, afirmó.
Por ahora la ruta continúa: Ventanas, Babahoyo, Guayaquil, Machala y Huaquillas son las próximas paradas. Tiene planificado en doce días dejar el Ecuador y adentrarse en territorio peruano, ruta que asegura, síconoce. A Brasil estima llegar en año y medio y de ahí seguirá caminando a casa. 
Dannes camina no más de 45 kilómetros diarios porque es lo que el cuerpo puede soportar, además el fuerte sol de los últimos días no le permite avanzar mayor distancia. Cuando cae el atardecer busca un lugar habitable o pide “prestado” el patio de una casa para armar su carpa.
Peligro.  “Mi corazón lo tengo en los pies, son ellos los que me llevan de un lugar a otro. Camino con el corazón”, dijo. Son más de cinco  años los que Dannes tiene viajando por países de Sudamérica y hasta ahora no ha tenido experiencias negativas como asaltos o pérdida de sus documentos.
“Siempre le pido a Dios que ponga gente buena en mi camino”, cuenta el esmeraldeño. 
Este viaje lo pudo hacer  nuevamente mochileando, pero asegura que caminando el paisaje se disfruta con mayor detenimiento, además que cuando lo conversó con su padre, la idea era que fuese caminando.
Las fotografías de  las aventuras y viajes las sube en su cuenta de Facebook que está con su nombre completo.
La carretera será la principal compañera en los próximos tres años. Uno de los tramos más complejos que tendrá será el desierto Delca en Perú y además deberá lidiar con el frío de Bolivia, pero eso no es problema. Su madre y hermanos lo esperan en casa y su padre desde el cielo lo cuidará.