Actualizado hace: 2 horas 56 minutos
Vinces
Quieren un puente

Aurelio Arias, de 20 años, cruza todos los días por el rudimentario puente de caña y madera que, durante el verano, comunica a la cabecera parroquial de Antonio Sotomayor con los recintos Las Pampas y Bagatela a través del río Vinces.

Viernes 12 Enero 2018 | 11:00

 El estudiante universitario sale en moto, a las 05h00, desde su domicilio, ubicado en Las Pampas. Lo dejan en la ribera, cruza caminando el mencionado puente, llega a la zona urbana de la parroquia, toma un bus hasta Vinces y en esta ciudad otro para llegar a clases a las 07h00, en Babahoyo.

Aurelio estudia en la Universidad Técnica de Babahoyo y sueña con graduarse de ingeniero agrónomo. Al igual que él, muchos jóvenes de la comunidad cumplen con esta travesía. 
Pero cuando el invierno asoma, el puente desaparece arrastrado por la corriente del afluente, lo que complica la situación para agricultores y estudiantes, quienes deben tomar otras rutas para salir desde sus recintos a diferentes destinos.
Problemas.  “En invierno el puente se va y debemos dar la vuelta por Bagatela para coger el bus hasta Vinces. Es una hora más la demora, porque los caminos se deterioran a causa de las lluvias. Si se construyera un puente podríamos cruzar invierno y verano por Las Pampas, lo que sería menos difícil”, comentó Arias.
Para Carlos Arias, agricultor nativo de Bagatela, cuando el invierno ‘ataca’ es complicado transportar las cosechas agrícolas hasta las zonas pobladas de Vinces o Antonio Sotomayor, porque las rutas son inaccesibles para los vehículos. 
“El estado de los caminos vecinales es pésimo en invierno, hay productos que no se pueden sacar y se nos dañan. Pedimos a la Prefectura que nos construya el puente, preferentemente carrozable”, dijo. 
Acuerdo.  Felipe Avellán, presidente del gobierno parroquial de Antonio Sotomayor, informó que ésta entidad, el Municipio de Vinces y la Prefectura, han acordado un convenio tripartito para el financiamiento de la construcción del puente colgante, carrozable, que tendría un valor aproximado de 1’160.000 dólares.
Según el convenio, el gobierno parroquial aportaría con 50 mil dólares, el municipio con 350 mil y el valor restante la Prefectura. Los trabajos iniciarían posteriormente a las asignaciones presupuestarias y la firma del convenio tripartito.