Actualizado hace: 1 hora 7 minutos
EE.UU.
Trump no aclara si permitirá que le interroguen por la trama rusa

Miércoles 10 Enero 2018 | 20:03

El presidente estadounidense, Donald Trump, evitó hoy aclarar si permitirá que le interrogue el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller, y aumentó la incertidumbre para los "soñadores" al confirmar que no aceptará ninguna ley sobre su situación que no incluya fondos para el muro.

"Veremos lo que ocurre", dijo Trump al ser preguntado sobre si estaría abierto a que le interrogue Mueller, durante una conferencia de prensa con la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, en la Casa Blanca.
El presidente afirmó que, como "no hay conspiración" entre su campaña electoral de 2016 y el Gobierno ruso, porque "nadie la ha encontrado en ningún nivel" hasta ahora, "parece improbable que haya una entrevista" de los investigadores con él.
Pese a la insistencia de un periodista, Trump evitó comprometerse a reunirse con Mueller si este lo solicita, lo que supone una marcha atrás respecto a su promesa del pasado junio, cuando dijo que estaría "cien por cien" dispuesto a proporcionar un testimonio jurado al fiscal especial.
Según medios estadounidenses, Mueller planteó la posibilidad de interrogar a Trump durante una reunión a finales de diciembre con los abogados del presidente, y estos están conversando sobre el formato que tendría esa posible entrevista.
Hasta el momento, la investigación de Mueller ha desembocado en la presentación de cargos contra cuatro personas relacionadas con Trump, pero el presidente ha asegurado que tiene garantías de que él mismo no está siendo investigado dentro de esa "caza de brujas".
"No hubo absolutamente ninguna conspiración", insistió hoy Trump. "Durante 11 meses han tenido esa falsa nube suspendida sobre esta Administración, sobre nuestro gobierno. Y ha dañado a nuestro gobierno".
En la misma conferencia de prensa, Trump aclaró su posición en las negociaciones con el Congreso para reemplazar con una ley el plan DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), que protege de la deportación a unos 690.000 jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, apodados "soñadores".
El mandatario anunció en septiembre pasado el fin de DACA, y dio al Congreso hasta el próximo 5 de marzo para solucionar la situación de los "soñadores", pero la Casa Blanca ha condicionado esa medida a la aprobación de varias prioridades de Trump, como un refuerzo de la seguridad fronteriza y cambios al sistema de inmigración legal.
Este martes, al recibir en la Casa Blanca a una veintena de legisladores para hablar del tema, Trump fue algo ambiguo sobre su postura, dado que aseguró que aceptaría cualquier acuerdo que le presentaran los negociadores del Congreso.
Pero, al ser preguntado hoy si aceptaría un acuerdo que no incluyera fondos para el muro, Trump fue tajante: "No, tiene que incluir el muro".
"Necesitamos el muro para tener seguridad. Creo realmente que (los legisladores) van a conseguir una solución al problema de DACA. Cualquier solución tiene que incluir el muro, porque sin el muro no funcionará", agregó el presidente.
Esa posición de Trump, que ha pedido al Congreso 18.000 millones de dólares a lo largo de una década para construir el muro, dificulta la negociación con los demócratas, que consideran inaceptable ese proyecto del mandatario e insisten en que su único objetivo sigue siendo reemplazar DACA.
En su reunión con la líder noruega, Trump habló sobre comercio y seguridad, y le pidió aumentar la contribución de Noruega a la OTAN hasta el 2 por ciento del producto interior bruto (PIB) del país.
Por su parte, Solberg defendió ante el mandatario los beneficios de la "economía verde", como los automóviles eléctricos fabricados por la estadounidense Tesla que importa cada vez más Noruega, y destacó el compromiso de su país con el Acuerdo de París.
Trump, mientras, reivindicó su decisión de abandonar ese pacto global contra el cambio climático, aunque reiteró que podría regresar a él "posiblemente" si se hacen ciertos cambios, algo a lo que la comunidad internacional no parece estar dispuesta. EFE