Actualizado hace: 18 horas 16 minutos
Quevedo
Decidió morir

La agonía de Graciela terminó la noche del domingo, tres días después de haber ingerido veneno para acabar con su vida.

Miércoles 13 Septiembre 2017 | 10:00

 La mujer, de 38 años, falleció en el hospital de Quevedo.

Sus familiares desconocen las razones que llevaron a la madre de tres hijas de 18, 11 y 9 años al suicidio.
La depresión podría ser el motivo por el que Graciela decidió partir al mundo de los muertos, detallaron sus parientes.
Su cuerpo fue velado en el sector San Camilo Norte, de la parroquia San  Camilo. 
La tarde de ayer fue sepultada en el cementerio de la parroquia rural San Carlos.
“Era una mujer muy alegre, entusiasta, es una pena lo que ha sucedido”, indicó Fanny Zambrano, familiar de la fallecida.
Otras víctimas. Entre agosto y lo que va de septiembre se han registraron seis suicidios en Los Ríos, de estos cuatro fueron de menores de edad. 
La presión, temores, soledad y depresión son algunos de los factores que llevan al suicidio, indica el psicólogo clínico Ronald Suárez.
Un ejemplo de ello fue el suicidio de Pedro Fajardo Hurtado, de 28 años, quien se ahorcó el pasado 7 de septiembre en la vivienda de su padre en el sector Las Palmitas, de Vinces.
Según versiones de sus familiares, el hombre se sentía presionado por las amenazas de su exconviviente, quien le había dicho que lo demandaría ante el tribunal si no pagaba la pensión alimenticia de su hija.
En otros casos, en Ventanas, una menor de 14 años, murió el 21 de agosto luego de ingerir veneno, sus familiares dijeron desconocer los motivos que llevaron a la colegiala a quitarse la vida.
En Buena Fe, dos menores de 15 años se ahorcaron. Mientras que en Mocache otro adolescente de 16 años ingirió veneno.
Para Suárez el suicidio es una decisión personal que se alimenta con el estado de ánimo del paciente. 
“En los adolescentes la motivación se debe a que se sienten solos,  no son escuchados o porque están presionados por temas emocionales que no saben cómo solucionarlos tomando de forma inconsciente la decisión de quitarse la vida”, precisó el experto. 
En los adultos, un acto suicida, asegura Suárez,  es un hecho progresivo motivado por muchas causas entre ellas el estrés.
“La afectación es mayor en el adulto, deja una puerta abierta para que otra persona se suicide, además de causar una crisis familiar el sentido de pérdida es más fuerte y existe el riesgo que el ejemplo suicida lo siga  otro miembro de la familia”, concluyó el psicólogo.