Actualizado hace: 2 horas 4 minutos
AÑO NUEVO 2018: Cinco cábalas que son parte de la tradición ecuatoriana

Se llega el Fin de Año y muchas personas ya están pensando en las cábalas a realizar según el deseo que quieren que se haga realidad para el 2018.

Martes 26 Diciembre 2017 | 12:04

Cuando el reloj marca las 24h00 ya es normal ver a la vecina corriendo por la manzana del barrio junto a una maleta o ver a la tía comiendo las doce uvas.

Es que este tipo de cábalas son parte de la tradición ecuatoriana y de muchos latinos, por lo que aquí compartimos aquellas que son más comunes en nuestro país y su significado. 

LAS UVAS. Quienes comen las 12 uvas, al paso de cada campanada del reloj, piensan que en los nuevos meses tendrán prosperidad. Además, muchas personas optan por pedir un deseo con cada fruta que entra a su boca. 

LA MALETA. Quizás es una de las cábalas más divertidas, ya que correr por las calles con una maleta le sacará una sonrisa a más de uno. Su significado es muy claro: viajar y viajar en el año venidero. 

ROPA INTERIOR AMARILLA. En estas fechas son muy buscadas las prendas íntimas amarillas, las que son utilizadas en la "Nochevieja" con el objetivo de  tener energía positiva en el tiempo que está por llegar. Sin embargo, hay otras personas que optan por el color rojo para atraer el amor o el blanco para la prosperidad. 

MONEDAS Y BILLETES. Talvez el deseo más importante para muchos es que no falte el dinero en los nuevos meses, por ello las personas optan por ubicar monedas o un billete dentro del zapato que utilizarán esa noche para tener abundancia.

MONIGOTES. Sin lugar a dudas, quemar el monigote del año viejo es la práctica más tradicional para los ecuatorianos.
Muchas personas suelen crear sus propios muñecos, vestirlos con sus prendas y a las 00h00 del 1 de enero golpearlo doce veces con un cinturón para que lo malo que haya sucedido no se repita en el nuevo año.
Estas son las cábalas más populares en el país, quienes la practican lo hacen con mucha fe para que se cumpla lo deseado. Pero lo más importante es no olvidar iniciar el año con buena energía y junto a nuestros seres queridos.